EL POLLITO Y LA ZORRA


Por: Lic. Francisco Flores Aguirre "UNGA"

PAT. ISBNFOAF440309IS3


“Dignum patella opérculum”

Y así dice: No hay olla fea que no lleve su cobertera.

Al hablar o escribir, es muy probable que más de cuatro –incluyendo al que los dice- se indigne por lo que se afirma.

Mas todo es relativo y bien diverso. Póngase cómodo y escuche ésta fábula.

Hubo una vez un pollito que huía de una zorra que lo estaba persiguiendo. Corriendo temeroso, llegó al corral donde estaban las compañeras vacas e inmediatamente se colocó debajo de ellas. Clarabella, después de saborear las delicias de los pastos de otoño rumiante al fin, expulsó sus heces fecales y tapó con ellas al pollito. Al llegar la zorra al corral y no encontrando al pollito, empezó a preguntar por él diciendo:

-¿Y mi pollito… y mi pollito?

El pollito que estaba cubierto completamente por el estiércol, saca la cabeza y dice : -¡Pío, pío!

Lo ve la zorra. Lo toma cuidadosamente con los dedos. Se dirige al río, lo lava, le quita lo sucio y …¡se lo come!

MORALEJAS:

  1. No todo el que te llena de desechos es tu enemigo.
  2. No todo el que te saca del estiércol es tu amigo.
  3. Cuando estés hasta el copete de porquería, no digas ni pío.

Total, una vida sin reflexión y amor al trabajo no merece vivirse.